Impuesto al cemento financiaría obras en Puntarenas

  • Plan que elimina distorsión que afecta a puntarenenses, tiene respaldo de diputados de varias fracciones

Los cantones puntarenenses tendrían un fondo de hasta ¢1.125 millones para financiar proyectos que les ayuden a superar la crisis económica que la tiene sumida como la región más pobre del país, con una incidencia de 9,9% por encima del promedio nacional.

El dinero provendría de un impuesto del 5% que pretenden aplicarles los diputados y diputadas a las empresas que procesen cemento en esta provincia.

El espíritu del legislador es eliminar una distorsión que tiene el mercado cementero, pues en la actualidad solo se cobra el tributo a las empresas que tienen sus plantas de producción en Cartago, Guanacaste y San José.

Actualmente el dinero que se cobra en estas tres provincias se distribuye entre varios cantones para impulsar obras de desarrollo, deportivas, culturales y sociales.

En Liberia, por ejemplo, se utiliza el recaudo en el mantenimiento del mercado, del centro de ferias y de plazas; además en obras de desarrollo del Comité de Deportes y en la administración en general del gobierno local, aseguró Ronald Ibarra, encargado de presupuestos del municipio.

El cantón central de Cartago, a su vez, destina los recursos del impuesto al cemento para la construcción, mejoramiento y mantenimiento del sistema de alcantarillado sanitario y cañerías y para construir y dar mantenimiento al polideportivo, destacó su alcalde Rolando Rodríguez.

En cambio, los cantones puntarenenses no han podido beneficiarse de ese impuesto, a pesar de que desde finales de 2017 inició operaciones en Esparza la planta de Cementos Fortaleza, la cual tiene capacidad para procesar hasta 250.000 toneladas al año.

En la actualidad el proyecto para universalizar el cobro del impuesto cementero en todas las provincias está en la posición 28 de la agenda legislativa y, aunque su plazo para la aprobación se vence en octubre, hay ambiente para tramitarlo pronto.

Así de optimista se manifestó la diputada Carmen Chan, del bloque independiente, quien afirmó que no ve necesario ampliar el plazo de vigencia del proyecto, pues ve aprobándolo antes de octubre.

“Pienso que en tres meses no habría que hacerle mayor cosa porque estaríamos poniéndolo en agenda en jefas de fracción para que se vea prontamente, no creo que tenga que hacerse una ampliación del plazo”, dijo.

Por ahora el debate se centra en cómo se distribuirán los recursos entre los distintos cantones.

Sin embargo, hay ambiente alrededor de que se destine un porcentaje mayor a Esparza, que es el cantón donde se desarrolla la actividad cementera, y el resto se distribuya entre los demás cantones de la provincia en partes iguales. En eso coinciden el socialcristiano Oscar Cascante, la liberacionista Franggi Nicolás y Melvin Núñez, de Restauración Nacional.

“Cada cantón tiene una necesidad distinta y es muy poco el aporte que se le hace a la provincia, por lo que es necesario crear nuevos ingresos para enfrentar la crisis en la que nos tienen”, comentó Núñez.

A su vez, Carlos Ricardo Benavides, presidente del Congreso, adelanto que el tema ya se tocó en jefes de fracción y una fracción lo planteó como proyecto prioritario.

Deja un comentario