Mensaje de Sr. Alexander Solís, Presidente de la CNE, al cumplirse 10 años del terremoto de Cinchona

Hoy se cumple una década en que el pueblo de Cinchona logró levantarse tras el terremoto de 6.2 grados que sacudió fuertemente la zona.

El terremoto dejó un saldo de 23 personas muertas, 17 desaparecidos y aproximadamente 100 heridos.  Asimismo, 71 comunidades resultaron dañadas.   Se atendieron en albergues un total de 986 personas; se estima que la población indirectamente afectada por daños en sus viviendas, problemas de incomunicación e interrupción de servicios, entre otros factores, fue de 125.584 personas. Los municipios en los cuales se concentran los mayores daños fueron: Alajuela, Poás, Valverde Vega, Grecia, Alfaro Ruiz, Heredia, Barva.

Tras el impacto el 8 de enero del año 2009 inició un proceso de reconstrucción con la participación de muchos sectores, mediante un trabajo de recuperación social y económica con las poblaciones afectadas.

Para esto, se trabajó con el proyecto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en 3 ejes fundamentales: Los asentamientos seguros, gobernabilidad local y gestión del riesgo con enfoque de género; la reactivación de los medios de vida con enfoque de género; y la recuperación ambiental como mecanismo para reducir las condiciones de riesgo.

Muchas de las familias lideraron proyectos emprendedores, principalmente promovidos por mujeres.

La venta de suvenires con material reciclables, la apertura de panaderías, la siembra de hortalizas, así como dinamizar el turismo local por medio Pequeños Empresarios y Organizaciones Comunales con el apoyo de la Cámara de Turismo y la Municipalidad, son acciones que desarrollaron las familias en la Nueva Cinchona.

Desde el punto de vista de Gestión de Riesgo, como parte de las lecciones aprendidas, en las comunidades se desarrollaron sistemas de alerta temprana y se fortalecieron los Comités Comunales de Emergencias para disminuir la vulnerabilidad.

Cinchona nos demostró que, gracias al trabajo en conjunto, entre el gobierno costarricense, la empresa privada y el compromiso de las familias afectadas que de manera resiliente buscaron reponerse de la tragedia, es posible contar con una nueva oportunidad de vida.

 

Deja un comentario